La ciudad de Leh (Ladakh)

En la provincia de Jammu y Cachemira (India), situada a 3650 metros sobre el nivel del mar se ubica Leh, que fue capital del reino de Ladakh en el Himalaya. Leh es un destino muy buscado entre los viajeros aventureros y sorprende con sus maravillosos paisajes, rodeado por montañas escarpadas y delimitado por el Gran Himalaya y el Karokaram. Tiene un clima frío y árido, con inviernos duros y largos con temperaturas bajo cero desde octubre hasta marzo, con ocasionales tormentas de nieve. Los demás meses del año el clima es bastante bueno y, en verano, las temperaturas alcanzan los 30 grados.

La ciudad de Leh (Ladakh)

Esta pequeña población se puede recorrer caminando. El casco antiguo es una zona reducida con casas de adobe, muros mani con mantras grabados y laberintos de estrechas calles que llevan directamente al mercado principal. La zona noroeste, denominada Changspa, es donde se localizan la mayor parte de los hostales para alojar turistas. Uno de los mayores atractivos es el palacio de nueve plantas de Lechen Palkhar, mejor conocido como el Palacio de Leh, el cual fue el edificio de inspiración del palacio de Potala, en Lhasa, Tíbet. Antiguamente fue la residencia de la familia real Ladakhi y hoy sus ruinas se deterioran por falta de mantenimiento. Por encima del Palacio, un sendero conduce al Victory Fort, del siglo XVI, y también se puede disfrutar, desde la cima de Namgyal Hill, de una panorámica e impactante vista.

Hacia el sur de la ciudad, se ubica el campo en el cual se realizan encuentros deportivos en épocas cálidas. Alrededor de la plaza roja Lal Chowk, sobre la Main Bazaar Road y frente a la antigua mezquita, se encuentran variados comercios y restaurantes. El Gompa rojo de Namgyal Tsemo en un templo budista construido en 1430, que vale la pena visitar para contemplar su gigantesco buda junto con los frescos y manuscritos antiguos.